12.3.09

VIAJES. Serra do Xures


Para subir a los castros había que dejar a un lado el monte y el encinar, torcer a la izquierda y penetrar en uno de esos caminos hondos característicos de Galicia, sepultados entre dos heredades altas y cubiertos por el pabellón de maleza que crece en sus bordes: caminos ligeramente difíciles, porque la llaga de carro los surca de profundas zanjas, de indelebles arrugas ... y, sin embargo encantadores, poéticos, ...

-Emilia Pardo Bazán

No hay comentarios:

Publicar un comentario