17.1.10

CITAS. CaboSanRoque

Buscando un día entre la basura en la Calle Notario de Barcelona, encontró un baúl de madera, una maleta antigua, que aún conservaba las etiquetas del que tal vez había sido su último viaje. Todavía se podía distingir la fecha, y prácticamente todos los demás datos de la travesía: el 28 de febrero de 1967, Gabriel López y su familia habían partido desde Montevideo rumbo a Barcelona a bordo del trasatlántico Cabo San Roque de la compañía naviera Ybarra. Viajaron en los camarotes 68 y 70.

Tres años después de haber encontrado el baúl, el “descubridor” se fué a vivir a la calle Ciutat, y al desatascar la chimenea que había en el salón de la casa, apareció, junto con 10 kilos de serrín y ollín que salieron del tiro, un ejemplar del periódico La Vanguardia del jueves 10 de abril de 1930. En el diario aparecía un anuncio de la compañía Ybarra promocionando sus cruceros hacia Sudamérica a bordo del Cabo San Antonio, buque al que veinte años más tarde sustituiría en sus viajes el Cabo San Roque.

De esta serie de acontecimientos, el grupo tomó su nombre, aunque con una pequeña variación: CaboSanRoque. Por cierto, el baúl con el tiempo se convirtió en una berra.

Aunque tal vez su estilo musical no me guste mucho, sin duda su propuesta es muy interesante. Otro modo de hacer música con máquinas, pero con máquinas de las de verdad.

Estarán en Ferrol, el próximo jueves día 21 a las 20:00 h, en el Centro Cultural Torrente Ballester, presentando el "espectáculo" "Turno de noche".


TURNO DE NOCHE. Serenata para una orquesta mecánica

El proceso de creación de “Torn de nit” se inicia hacia el mes de Noviembre de 2008, provocado por el desmontaje de una línea de producción de una fábrica de galletas. CaboSanRoque ha reaprovechado gran parte del material mecánico de las máquinas de la fábrica para construir una orquesta mecánica completa (con sección de vientos, cuerdas y percusión). Los pistones, electro válvulas, poleas, motores y cintas transportadoras que se habían pasado los últimos veinticinco años produciendo galletas, se recombinan para construir un nuevo fragmento de fábrica, dedicada ahora a la producción de música.

El funcionamiento irracional de la línea de producción transformará el mundo repetitivo, funcional y aséptico de la fábrica en diferentes espacios que son metáfora del subconsciente del operario. Será la propia maquinaria con sus movimientos mecánicos la que nos transportará hacia estos espacios de huida mental que acechan a un operario que pasa horas y horas y años repitiendo los mismos movimientos frente a una carrera de galletas.

Así pues, la fabrica se nos mostrará en una coreografía mecánica de pistones que hacen bailar al acordeón a ritmo de cha cha cha, de electro válvulas que hacen sonar trompetas de Jericó, y algunos barcos que escupen nubes de harina y anuncian su partida gimiendo como dinosaurios en celo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario