22.12.09

HISTORIAS. La parafina



El extendido de la parafina sobre la tabla, además de su claro carácter práctico, supone uno de los rituales propios del mundo del surf. Este ritual, previo a la entrada al agua, y con la vista puesta en la rompiente, suele prolongarse más y más en función de lo grandes que sean las olas. El movimiento rítmico del brazo deslizando la pastilla de parafina, la concentración de ese momento, se convierte en el prólogo a la entrada en otro mundo. El del mar y sus olas.

La parafina es un derivado del petróleo compuesto por hidrocarburos saturados o parafínicos. La aplicación de parafina en la tabla tiene por objeto evitar que su superficie sea resbaladiza, procurando un agarre máximo. Hay algunos surfistas que ven cierto ritual contemplativo en el momento de aplicar la parafina. Este ritual suele extenderse más en función a la dificultad del baño y de lo grandes que sean las olas.

En un principio no se utilizaba parafina y a la falta de adherencia se le buscaron soluciones alternativas como adherir parches de caucho o materiales similares para evitar los resbalones. También se utilizaban técnicas como la "textured deck" que consistía en acabar la tabla en su parte superior con un barniz o resina impregnada con arena, azúcar o polvo de foam. De esta forma se conseguía una superficie rugosa que proporcionaba mayor agarre.

Se cree que el primer uso de la parafina aplicado al surf se remite al año 1935, cuando Alfred E. Gallant se dio cuenta que la cera que su madre aplicaba en el suelo de su casa era un excelente antideslizante. En aquellos años no existían pastillas propiamente producidas para el marcado surfista, por lo que a los primeros surfistas australianos no les quedaba otro remedio que comprar trozos de parafina sintética de marcas como Ampol, ESSO y BP que se podían adquirir en droguerías y farmacias. De hecho, Ampol patrocinó el campeonato mundial de 1964 en Manly. Posteriormente, nació y se desarrolló un nuevo mercado con infinidad de marcas, variantes y colores. En la actualidad utilizando alternativas naturales como la resina de pino, se ha conseguido que este producto tan fundamental para la práctica del surf, sea el primero en demostrar las posibilidades de los productos medioambientalmente respetuosos.

Tablas, trajes, inventos, hasta una simple pastilla de parafina, eran bienes apreciadísimos y muy escasos durante aquellos primeros años. Cuando Carlos Bremón se traslada a vivir a Ferrol en el año 1981 una de las primeras necesidades que intentó solventar fue la de localizar donde poder comprar cera de velas. “Recuerdo que pregunté a Juan Abeledo padre y él me localizó a mi suministrador: Cerería Poupariña. Y allí, entre imágenes de santos y exvotos de cera que terminarían en cualquier capilla o iglesia de Galicia, adquiría yo las velas, con su mecha y todo, para frotar la tabla”.

Cada uno tenía su suministrador, que era la funeraria más cercana a su casa tal y como recuerda Keko “Montalvo”. “Como base utilizábamos cera de vela que mi hermano Fernando compraba en la funeraria Laloporto y que derretíamos antes de llenar la tabla de puntos de cera. Sobre esta base extendíamos la parafina. Mis hermanos y yo cogimos la época de la “Sex Wax”, aunque también escaseaba, ya que el único modo de hacerse con ella era en los viajes que hacíamos a Asturias. La comprábamos en la tienda Tablas de Gijón”.

Otros como Juan Chedas recuerdan los intentos caseros de producir pastillas de parafina utilizando como molde latas de atún en cuyo interior derretían cera de vela y a la que echaban granadina intentando imitar así uno de los olores característicos de las pastillas de parafina.

Cerería Poupariña existe todavía hoy en Ferrol. Sus instalaciones se encuentran ubicadas en el Polígono de la Gándara y se dedica a la fabricación de velas de cera y parafina. El 22 de agosto de 2008 sufrió un incendio que destruyó parcialmente sus instalaciones.

2 comentarios:

  1. Hola buenas, queria preguntar si la parafina sirve para calentar,como estufo o algo parecido, muchas gracias espero vuestra respuesta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé muy bien a qué te refieres con "estufo". La parafina si se caliente pasa de estado sólido a líquido. He leído, aunque no es aplicable para la parafina que nosotros empleamos en las tablas, que se emplea en cosmética. Seguro que buscando en internet encuentras información sobre estos usos.

      Eliminar