16.2.20

UHANE. Boletín de estudios hawaianos.


Guardo en casa dos ejemplares del número 3 del mítico fanzine Sifón (uno de ellos saldrá dentro de unos días rumbo a Tenerife para Tato de Tato Surfboards (si no conocéis su colección, recomiendo la visita)). Tras el fanzine estaba Joserra de la Mar, al que conocía de nombre por sus "Narraciones orillares de Eddy Marmar" en la Surf Rule, y por una entrevista que había realizado a Amador Rodriguez para esa misma revista. Desde aquellas primeras referencias su nombre volvió a aparecer en otros artículos y textos que trataban sobre historia del surf o cultura hawaiana. Después Vicente Irisarri me habló de su nuevo proyecto, el Boletín de Estudios Hawaianos Uhane, y de lo interesante de sus artículos, que lo llevaron a protagonizar un programa en Música, surf y medioambiente.

Y si hoy hablamos de él es porque Joserra se acaba de publicar el tercer número de Uhane con el que se completa la trilogía de los Boletines de Estudios Hawaianos. Juntos resultan toda una enciclopedia sobre Hawaii, su historia, su música..., por lo que su contenido es muy interesante para todos aquellos que tenemos interés por el surf y ese algo más que le rodea. La relación de artículos, que sospecho que Joserra ha escrito bajo diferentes seudónimos, es extensísima. Estamos hablando de 150 páginas de maquetación muy fanzinera, que reúne joyas como sus tres portadas, el poster que se regala con el número 3 obra del ilustrador Javier Aramburu (autor de muchas de las mejores portadas de discos de los grupos más relevantes de la música nacional y uno de los miembros de Family), la entrevista a Jupa Soler, los artículos dedicados a Duke Kahanamoku, la Hokulea, Ben Finney, la astronomía o el arte de navegar guiado por las estrellas.

Así que se os interesa la cultura hawaiana, y queréis acercaros a ella desde un punto de vista nada convencional, podéis haceros con todos los ejemplares de Uhane pulsando AQUÍ.





2.2.20

El Manifiesto.



Puede que el Manifiesto para la protección de las olas de Surf&Nature Alliance sea el libro más pequeño en cuanto a número de páginas que editemos en Libros del Océano. Pero estamos seguros que por su contenido será de los más importantes. Y a los hechos nos remitimos. Hace unos días desde Surf&Nature Alliance nos escribían para contarnos que “el Manifiesto ha sido el texto referente e inspiración, citado textualmente y añadiendo varios párrafos literales, en el texto propuesta de ley para la conservación de las rompientes en Chile. Ese texto está ahora siendo sometido a trámite en el Senado chileno”. Es formidable la capacidad, fruto de la simbiosis entre conocimiento, educación, sentimiento y acción de este texto. El Manifiesto es un libro pequeño pero con valor universal.

Puedes leer su texto íntegro en diferentes idiomas pulsando AQUÍ, y hacerte con su versión en papel en castellano o gallego, y conocer algo de la historia de su edición en papel, pulsando AQUÍ.

Desde aquí queremos reconocer y agradecer el excelente trabajo que desde Surf&Nature Alliance se está realizando por la protección de las rompientes y la concienciación medioambiental.

20.1.20

Los orígenes del surf a través de la prensa gallega (parte 4). Enrique López Ramos.


De acuerdo con las crónicas de La Voz de Galicia, el número de surfistas en Galicia en 1975 rondaba la veintena. El grupo de A Coruña lo formaban alrededor de quince personas. De entre estos quince, algunos de ellos habían llegado al surf a través de Carlos Bremón y su labor como entrenador en el Club Natación de A Coruña. Un origen lógico en aquella época, dada la visión que la prensa daba sobre el surf en los escasos artículos que se publicaban: “hay que ser un excelente nadador para hacer surf” se destacaba en los periódicos. Es lógico pensar, por tanto, que pocos grupos había más apropiados para cumplir tal condición que el de los alumnos y compañeros de piscina de Carlos, y que de ellos saliesen efectivamente algunos de los primeros surfistas. Uno de estos nadadores/surfistas fue Alejandro Mesías. Otro, más joven, Enrique López Ramos. “Quique era una nadador mediocre del Club Natación Coruña. Pero pronto - siguiendo esa tradición que parece que yo comencé - se pasó de la natación al surf en el que, en cambio, progresó notablemente hasta conseguir una reputación como buen surfista y especialista en olas de tamaño considerable, en las que no todos nos atrevíamos a meternos. Era un muchacho callado e introvertido, aunque muy tratable y buen rapaz”. 

Su progresión fue muy rápida, y en pocos meses se convirtió en el referente del surf en A Coruña, con excelentes resultados deportivos. El 15 de enero de 1976, La Voz de Galicia publicaba: “López Ramos, ganó el “Trofeo Reyes””. “En la playa del Orzán tuvo lugar el “Trofeo Reyes” de surf, registrándose una fuerte lucha en la manga final para la que se habían clasificado Enrique López Ramos, David Vecino, Carlos Bremón y Francisco Tizón. Aun cuando en la primera eliminatoria el oleaje era muy favorable, en la segunda, en cambio perdió un poco de su calidad, siendo deficiente en la final, pese a que estaban entrando olas de mayor tamaño.

El triunfo correspondió a Enrique López Ramos, un muchacho de dieciséis años que apunta prometedoras cualidades. Tiene buen estilo. Aun cuando hubo de correr las olas a contrapié, esto es, de espaldas a la cresta de aquéllas, lo que encierra mayor dificultad, supo, sin embargo, superarse, realizando una espléndida actuación.

Carlos Bremón, segundo clasificado, no estuvo a la altura del ganador de la prueba, si bien no pudo hacer todo lo que es capaz con una tabla. Francisco Tizón, tercero, estuvo discreto, sin encontrar el punto exacto de la rompiente. A David Vecino, cuarto en la clasificación, se le notó falto de entrenamiento”.


En junio de 1976, Enrique repetía victoria, esta vez en el campeonato gallego. “Enrique Ramos López, campeón de Galicia”. “Más de veinte surfistas de La Coruña, Vigo y Ferrol participaron en los campeonatos gallegos de surf celebrados en dos sesiones, comprendidas de cuatro eliminatorias. La primera ronda tuvo lugar en la playa de Barrañán y la segunda en la del Orzán. En las mangas semifinales, se registraron los triunfos de Carlos Bremón y Francisco Tizón.

Prácticamente todos los favoritos pasaron a la final, que se disputó en la playa del Orzán. Aunque aparentemente las olas eran magníficas, sin embargo, su forma de romper dejaba mucho que desear, resultado imposible a los finalistas dar el máximo rendimiento. El vencedor absoluto ha sido Enrique López Ramos, hoy por hoy el mejor surfista de Galicia. Detrás de él, Fernando Adarraga, que aunque no domina la tabla dada su poca experiencia, derrocha valor en cada ola que coge.

Uno de los fallos registrados que debe servir de lección para el futuro, es el no haber designado previamente unos jueces fijos, que conozcan perfectamente la técnica del surf.

Los primeros clasificados representarán a Galicia en los campeonatos de España, que se disputarán en Santander durante la primera semana de septiembre”.


La racha victoriosa de Enrique continuó en el Trofeo de Navidad de 1976. El 22 diciembre, La Voz publicaba: “Enrique López Ramos, con 33 puntos, ha ganado el “Trofeo de Navidad” de surf. La prueba se desarrolló en tres mangas con participación de quince surfistas. 

López Ramos demostró su superioridad, derrochando valor en algunas bajadas por paredes verticales de dos o tres metros. Por el segundo puesto lucharon Willy Reynolds, un neozelandés afincado en España, y Carlos Bremón, ganando el primero por escaso margen, al realizar un bellísimo “pull-out”, maniobra que consiste en remontar verticalmente la ola, saltando la tabla por encima de ella”.

Años después se trasladó con su familia a Estados Unidos, en donde vivió varios años en Nueva York. Antes de irse, regaló a sus amigos su tabla de surf, una Jerónimo de color verde, para que ellos la pudiesen utilizar durante su ausencia. Años después regresó. “Un día - me cuenta Carlos Bremón - nos lo reencontramos en Doniños. Solía surfear en picos aislados como el fantasma, en el que lo solíamos ver a él solo cogiendo unas buenas y potentes olas.

Luego, ya su vida se fue por otros derroteros y le perdí la pista. Ahora tendrá unos sesenta años”.

No hemos sido capaces de contactar con Quique, y ninguno de sus amigos surfistas saben de él desde hace muchos años. Si alguien que lea esta entrada tiene información sobre Quique, sería muy interesante contactar con él.