17.12.17

El Domingo. # 12.

_______________________________________________________
LA FOTO


La foto de esta edición es negra con algunas letras en blanco. En los últimos días la conservación de los Parques Naturales ha estado especialmente de actualidad en Estados Unidos, tras la decisión del presidente Trump de reducir los límites de los parques naturales de Bears Ears y Grand Staircase-Escalante en el estado de Utah, accediendo así al "deseo electoral" del gobernador del estado, y abriendo la posibilidad de que estas tierras se exploten para la obtención de petróleo y gas. Con el lema "The President stole your land", Patagonia denunciaba la que es la mayor reducción en la historia de superficie de espacios protegidos en los Estados Unidos.

Siguiendo el estilo propio de Trump, y a través de twitter, el Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes atacó a Patagonia acusándolo de mentir, afirmando que el único objetivo de la campaña era el de "vender más a clientes elitistas de zonas urbanas de Nueva York y San Francisco", y concluyendo: “@Patagonia doesn’t want #MonumentsForAll, they just want your money #BearsEars.”

Patagonia no sólo ha expuesto sus argumentos con claridad a través de su web, sino que ha anunciado también que presentará una demanda para parar esta decisión.

El paso dado por la administración Trump en Utah parece que no será el último en esta dirección. El Gobierno inició hace meses la revisión de los 27 monumentos nacionales que se han creado desde 1996, con objeto de que pueda reducirse su superficie para permitir la minería y otros "usos tradicionales". Sin duda una muy mala noticia.

¿Y por qué esta noticia puede ser relevante para nosotros? Cuando la nación más rica del planeta no protege sus espacios naturales, sino que elimina las figuras legales que los protegen, se está invitando a que otros países, con situaciones económicas y sociales peores, también hagan lo mismo.




_______________________________________________________
PARKS PROJECT

"Déjalo mejor de cómo lo has encontrado".


En su web los impulsores de la iniciativa cuentan cómo hace unos años, y cuando se inscribieron como voluntarios para trabajar durante un fin de semana en el parque natural de las montañas de Santa Mónica, comprobaron que muy pocas personas de nuestra generación estaban involucradas en la conservación de estos lugares. "¿Acaso nos habíamos olvidado de ellos?", se preguntaron. Tras colaborar con los trabajadores del parque, descubrieron que una de las principales necesidades para el desarrollo de sus proyectos era encontrar financiación . Nació así "Parks Project"

"Nosotros, "las personas", poseemos 84 millones de acres de naturaleza virgen en parques que necesitan nuestra atención, acción y financiación. Nuestros antepasados lucharon para proteger los mejores paisajes de Estados Unidos y las vistas más impresionantes, creando nuestros parques nacionales". Los voluntarios de la organización participan, entre otras actividades, en limpiezas, restauración de senderos, retirada de plantas invasoras y plantación de árboles, aportando mano de obra motivada que siempre hace falta.

Es una pena que aquí en España no se promueva el voluntariado en estas acciones, y que desde Medioambiente no se coordine la labor que muchas personas voluntarias estarían dispuestas a realizar colaborando con los propios trabajadores de la administración.




_______________________________________________________
SLACKER

Regresamos a Utah, y a la reunión anual que se celebra en Fruit Bowl, y que es conocida como la G.G.B.Y. (Gobble, Gobble, Bitches, Yeah), en donde saltadores de base, highfiners y gente de lo más variopinto, se asoman al borde de un acantilado de 120 metros de altura.




_______________________________________________________
ONE SQUARE INCH OF SILENCE

Gordon Hempton, fundador y vicepresidente de The One Square Inch of Silence Foundation, ha dedicado su vida a preservar el silencio en la naturaleza. Como si de un "rastreador de sonidos" se tratase, recorre el mundo registrando sonidos que están condenados a desaparecer por la pérdida de hábitats, la extinción de especies y, sobre todo, por la contaminación acústica desenfrenada. Su trabajo ha dado lugar a más de 60 discos con "paisajes sonoros naturales". Su biblioteca está a disposición en la página Quiet Planet (os recomiendo un paseo por su página de soundcloud para escuchar algunos de esos sonidos).

En 2005, Hempton encontró el que, bajo su criterio, era el lugar más tranquilo de Estados Unidos: la selva tropical de Hoh, en el Parque Nacional Olympic en Washington, y en concreto un área de una pulgada cuadrada en la que Hampton, a modo de símbolo, colocó una piedra roja. Pero con el paso de los años, esa pequeña área de silencio está en peligro. La misión actual de Hempton es protegerla de la contaminación acústica producida principalmente por el paso sobre la zona de aviones a reacción. Y su llamada de atención ya ha tenido algún resultado, ya que algunas compañías aéreas han desviado, de modo voluntario, sus vuelos para evitar ese área de una pulgada cuadrada. 

"El silencio debería estar considerado también como una especie en peligro de extinción", dice Gordon Hempton. Él define la quietud real no como una ausencia de sonido, sino como una ausencia de ruido. Si no se hace nada para preservar y proteger estos lugares de las intrusiones de ruido humano, la tranquilidad natural puede no existir dentro de 10 años. 

El silencio es parte de nuestra naturaleza humana. Sin embargo hoy ya no puedo ser escuchado por la mayoría de las personas. Basta con cerrar los ojos y escuchar por unos segundos el mundo en el que vivimos. Lo que escucharás es la falta de silencio: los electrodomésticos, el tráfico o el paso de los aviones son algunos de "los ruidos" que se han convertido en parte del sonido ambiente, impidiendo que escuchemos los sonidos naturales de nuestro entorno. Debería ser un derecho poder escuchar en silencio a la naturaleza y descubrir los significados de esos sonidos. El escuchar el silencio natural, nos conecta con la Tierra, con nuestro pasado evolutivo y con nosotros mismos, convirtiéndonos en verdaderos oyentes de nuestro entorno, lo que sin duda nos llevará a protegerlos.




_______________________________________________________
EARTH

Un viaje a uno de los oscuros confines de la Tierra, con Dane Gudauskas, Tanner Gudauskas, Heidar Logi, Elli Thor y el cineasta Ben Weiland.




_______________________________________________________
THE HISTORY OF SURFING

He de reconocer que la estética del dibujo de presentación me echó inicialmente para atrás, pero una vez visto, mi opinión es que en sus casi 6 minutos, el vídeo narra, con bastante detalle, las partes más interesantes de los orígenes del surf. Si aún no has ido al Museo, aquí podrás ver algo de lo que allí podrás disfrutar.




_______________________________________________________
SEA SHEPHERD

Se podría considerar a la Tierra como una especie de nave espacial que viaja por la galaxia. Cada nave espacial tiene un combustible que le permite realizar ese viaje. En nuestro caso, nuestro combustible es la biodiversidad, especialmente la que existe en los océanos. La sobrepesca, la contaminación y el cambio climático están diezmando el recurso natural más valioso de la Tierra. Y si los océanos perecen, nosotros también. 

A pesar de su relevancia, la mayor parte de la superficie de los Océanos son lugares sin leyes. Según la Carta Mundial de la Naturaleza, no corresponde a un país o entidad proteger nuestros mares, sino que es responsabilidad de todos. Y ahí es donde aparece la organización Sea Shepherd. Compuesta por voluntarios de todo el mundo, su misión es hacer cumplir la ley de conservación internacional. Su enemiga: la industria de la pesca ilegal. 




_______________________________________________________
SUFJAN STEVENS

Viendo por donde iba la temática de este "El Domingo", mi elección iba a ser "This land is your land" de Woody Guthrie:

This land is your land, this land is my land
From California to the New York Island
From the Redwood Forest to the Gulf Stream waters
This land was made for you and me.

As I went walking that ribbon of highway
I saw above me that endless skyway
I saw below me that golden valley
This land was made for you and me.

I roamed and I rambled and I followed my footsteps
To the sparkling sands of her diamond deserts
While all around me a voice was sounding
This land was made for you and me.
When the sun came shining, and I was strolling

And the wheat fields waving and the dust clouds rolling
A voice was chanting, 
As the fog was lifting,
This land was made for you and me.
This land is your land, this land is my land
This land was made for you and me.

Pero finalmente he elegido a Sufjan Stevens, otro gran amante y conocedor de su país, al que iba a dedicar un disco por cada uno de sus estados. Finalmente la serie quedó reducida a 2 obras: Illinois y Michigan.



15.12.17

Biarritz. Especial gusto por lo retro (parte 21).


De entre todos los lugares que he visitado, en Biarritz ha sido en donde he encontrado un mayor gusto por lo retro. Y eso lleva a que en cada calle o plaza, en cada edificio, en cada escaparate, y en muchos coches y motos, puedas encontrar detalles que llamen tu atención, y que hacen el paseo siempre interesante, aunque para ello te obligue a estar atento.


13.12.17

Biarritz. La Grande Plague (parte 20)


He de reconocer que llevo varios días atascado con el texto que acompaña a las fotos sobre La Grande Plage. Quería evitar hablar de lo obvio: de su arquitectura, con el Hôtel du Palais al norte, el Casino, y el centro de congresos Bellevue al sur; o sobre su pasado asociado a los baños terapéuticos que le llevaron a ser conocida como la “Côte des Fous” (costa de los locos), por el gran número de gente “enferma” que encontraba "calma" en sus frías aguas. Se cree sin embargo que el nombre de “Côte des Fous” realmente se debe a la presencia de alcatraces (fous de Bassan) en las rocas).

Pero la verdad es que nada me motivaba lo suficiente para buscar y documentarme, hasta que me acordé de uno de los primeros artículos escritos sobre surf en la prensa española, en concreto en el diario Mundo Deportivo del 17 de agosto de 1964, en el que el periodista Carlos Pardo describe su encuentro con el surf en La Grande Plage. 

"Cuando en la última vuelta a Francia hicimos noche en Biarritz, (...) nos sorprendió, en nuestro paseo nocturno (...), la llegada de un grupo de muchachas y muchachos de neta procedencia norteamericana que, en la entrada del Hotel, desembarcaban su equipaje y unas tablas de madera.

-¡¡Es el equipo norteamericano!! - me dijo amablemente el portero del hotel, que por cierto era español.

¿"Surfing"? ¿Qué es el "surfing"? La pregunta que me hice en aquel momento quedó contestada cuando en un bar próximo estuve hablando con el joven capitán del "team", que tras ocupar sus habitaciones había salido a tomarse una "coca-cola".

(...) El "surfing" consiste en deslizarse sobre una tabla de madera encima de una gran ola. Es en realidad un deporte milenario, nacido en las fabulosas islas Hawaii. Se necesita, claro está, un mar en el que la ola rompa lejos, a 200 o 300 metros de la playa. Y desde luego es un deporte duro, porque lo primero que exige es ir nadando empujando la tabla hasta la rompiente. Para ésto hay que ser un excelente nadador y no tener miedo al mar. Como es sabido las grandes olas tienen gran fuerza. Para llegar al punto de partida hay que saber "pasar" 10 o 12 grandes olas. El mejor procedimiento es el de hundirse un poco en el momento en el que la ola pasa. Y aprovechar nadando, y empujando la tabla, la relativa calma que hay hasta la próxima ola.

Una vez que se llega a la rompiente hay que estar atento. Las olas van viniendo desde el horizonte, pero hay que escoger una buena. A veces una ola tiene mucha espuma, y no es la mejor. La "buena" es la que por debajo tiene más fuerza, lo que le hará llegar cerca de la playa con potencia. Saber "escoger" la ola parece ser un sexto sentido que tienen los buenos "surfriders" de Hawaii. En el momento en el que la ola rompe hay que subirse sobre la liviana tabla. Esto requiere desde luego más habilidad que fuerza, y mucho sentido del equilibrio. Aprender cuesta sin duda no pocos chapuzones.

Bien: el "surfrider" ya está de pie encima de la tabla. Ésta, arrastrada en la superficie de la ola, se desliza a gran velocidad. El problema es de colocación y equilibrio. Hay que ser casi un artista del alambre. La posición de las piernas, un poco adelantada, debe quedare compensada con los brazos extendidos hacia delante. El "surfrider", con los brazos, hace un gran trabajo para ir compensando el equilibrio. El espectáculo, y el deporte, son entonces maravillosos. Un atleta, un hombre, sin ayuda de nadie, y con una sola tabla, domina el mar enfurecido. Los buenos "surfriders" hacen maravillas. Los hay que son capaces de deslizarse con un solo pie en la tabla. Otros, los menos, se colocan incluso cabeza para abajo ejecutando una vertical en la deslizante y breve superficie. Los maestros de este deporte oceánico consiguen, con su habilidad, llegar con su tabla hasta la misma arena, a la que descienden de un gracioso salto ....

No es un deporte desde luego muy propicio a la competición, pero en las islas Hawaii, u otras playas americanas con olas que lo han adoptado, hacen campeonatos de habilidad, de estilo, y hasta carreras partiendo de una misma ola. Hay "surfriders" tan fabulosos que incluso se permiten el lujo de llevar hasta la rompiente a una pareja, y allí cargan a una gentil bañista sobre los hombros hasta el chapuzón ... , o hasta la playa.

Reconozco que este joven y desconocido universitario americano, que me habló del "surfing" en un bar de Biarritz, casi me contagió su entusiasmo, porque soy de los que creo que los mejores deportes son los más naturales. Y éste lo es en grado sumo, en contraposición al sofisticado ski-acuático. El "surfing" es otra cosa. No hace falta (...) mucho dinero. Una simple tabla, que en Estados Unidos, la mejor, vale cincuenta duros. Una playa de olas grandes y largas. Y desde luego serenidad y valor para enfrentarse con el mar. Es un deporte que los pescaderos hawaianos lo practicaban con toda sencillez antes de que los jóvenes deportistas americanos, en turismo por las islas, lo descubrieran o lo adoptaran.

(...)

El hecho que desde hace 2 temporadas Biarritz, que está tan cerca de España, lo haya adoptado (el equipo americano del que hablamos estaba invitado por el Sindicato de Turismo, y hay varios clubes de "surfing" en la Costa Vasca), nos hizo pensar que este magnífico deporte de mar puede tomar carta de naturaleza y ser un poderoso atractivo de nuestras playas cantábricas.

Las grandes olas de Zarautz, de Santander, de Gijón, de La Coruña, Vigo y playas adyacentes, pueden ser un palenque ideal para los "surfriders". Y en todo el litoral hay chicos valientes, y buenos nadadores, que conocen su mar, y con las debidas precauciones, no hay que ser nunca imprudentes, pueden convertirse en magníficos "surfriders". Como este deporte tiene su técnica y sus previsiones (requiere un determinado estado del mar), no estaría de más pedir, como en Biarritz, un poco de consejo a quienes lo han practico. Conectarse con los clubs que hacen "surf" en Francia, pidiendo estos consejos, y quien sabe si algún monitor, es lo que yo aconsejaría.

El "surf", desde luego, difícilmente puede practicarse en el Mediterráneo. Nuestras playas son por lo general demasiado tranquilas. Se necesitan, como hemos dicho, grandes olas que rompan a 200, 300 o hasta más metros con fuerza, y que lleguen briosas, aunque ya más mansas, hasta la misma playa.

Y de "eso", por este litoral, no tenemos ... Brindemos pues por este artículo y las sugerencias que el mismo encierra a nuestro bello Cantábrico, que puede ser el estadio español del "surfing"".

9.12.17

El caso Brevoort.



28 de octubre de 1937. Artículo publicado en el New York Daily de ese día. 

"PREOCUPACIÓN POR LA SEGURIDAD DE UN NAVEGANTE DESAPARECIDO". La desaparición de Víctor Brevoort, de 59 años, perteneciente a una afamada familia antigua propietaria de una gran parte de Manhattan, fue anunciada hoy por su hermana la Sra. Rudolf Eickemeyer.

La Sra. Eickemeyer informó que no tiene noticias de su hermano desde el pasado 7 de agosto, fecha en la que el Sr. Brevoort partió del puerto de Boston a bordo de un velero de 36 pies, el Cygnet,  con destino a Azores. En el barco llevaba provisiones para 60 días. 

"Su viaje comenzó unos días antes que el del velero Endeavour", dijo la señora Eickemeyer, "y debe haberse topado con la misma tormenta que con la que se enfrentó el Endeavour a principios de septiembre. Me temo que esté perdido".

9 de septiembre de 1947. Tribunal del Condado de Westchester. Dictamen del Juez S. Griffiths sobre el caso Brevoort.

"Las últimas voluntades del difunto James R. Brevoort declaraban como heredero de la mitad de su patrimonio, mediante ingresos pagaderos de por vida, a su hijo Víctor Brevoort. En su defecto la herencia corresponde a la hija del difunto, Florence E. Brevoort (Eickemeyer), si vive a la muerte de Víctor, y a su hijo político Anson Baldwin, si Florence B. Eickemeyer fallece antes que Víctor. El valor del inventario es de 93.000 dólares. 

Anson Baldwin murió en mayo de 1920. Florence B. Eickemeyer murió el 20 de diciembre de 1940, dejando un testamento admitido a sucesión en este tribunal. Se busca determinar si Víctor Brevoort está muerto y, de ser así, cuál fue el momento de su muerte. La adjudicación de la herencia de James R. Brevoort depende no solo de si Víctor Brevoort está muerto, sino de si murió antes que su hermana el 20 de diciembre de 1940".

15 de diciembre de 1937. Playa de O Baleo, Pantín.

Eran las ocho de la tarde cuando Manuel Bellón Sedes, un vecino de Pantín, caminaba de vuelta a casa, y casi a oscuras, por un sendero próximo al borde de los acantilados que cierran la playa de O Baleo. De pronto observó en el mar luces rojas como las de una bengala. No se veía nada, pero supuso que se trataba de una embarcación que se encontraba en apuros a menos de media milla de la zona de rompiente de la playa. Corriendo se dirigió al puesto del jefe de las milicias de Pantín. Cuando se disponían a salir en dirección a la playa, llegó al puesto un coche de la Policía Marítima de Cedeira, con el sargento de los carabineros y el Cabo de la Guardia Civil, que habían sido avisados por otro vecino de Pantín, César Delgado, que confirmada también la presencia en la playa de O Baleo, y en medio de la rompiente, de un barco de pequeño porte. 

Cuando llegaron a la playa, había varios vecinos en el arenal: sin nada que pudiesen hacer, observaron como el barco fue llevado por las olas y la corriente hacia las rocas, en donde acabó totalmente destrozado por el mar. No se escuchaban gritos de auxilio. 

Entre las piedras aparecieron varios trozos de madera y otros objetos que no se pudieron identificar debido a la oscuridad de la noche. Los vecinos recorrieron varias veces la costa en busca de algún náufrago, sin encontrar a nadie ni escuchar gritos de socorro.

Invierno de 1936. Miami.

Con 58 años, Víctor Brevoort llevaba una cómoda vida de soltero en Miami. Hacía varios años que había dejado la fría New York por la cálida Florida. Se había comprado una casa, y había contratado a una eficiente ama de llaves, la Sra. Wilson, con la que se llevaba muy bien. La herencia familiar le permitía vivir desahogadamente, y los ingresos anuales, de entre 5.000 y 6.000 dólares, que recibía como fiduciario de la herencia de su padre, le permitían no tener mayores responsabilidades que disfrutar de la vida.


Pero tenía un sueño que cumplir: cruzar el Atlántico a bordo de un velero. Por eso, y en el invierno de 1936, encargó un barco a los astilleros Morse Boatbuilding, de Boston. Su velero sería diseñado por el prestigioso ingeniero naval John G. Alden, y pensado para largas travesías, con depósitos para almacenar agua y llevar víveres suficientes para seis meses. Todo se ingenió para que el buque pudiese ser pilotado por un solo hombre. El timón fue fabricado por la Columbia Bronze Corporation de Freeport, Long Island. La cubierta era de caoba filipina, una variedad de cedro, y el mástil de  robusto pino de tea. 

En julio de 1936 el barco ya estaba terminado. Se le puso el nombre de "Cygnet", se pintó totalmente de blanco, y en su popa se escribió en letras negras el nombre del barco junto con el puerto de origen, Miami. El casco se adornó también con dos placas de metal, una con la inscripción "Diseñado por John G. Alden, Boston, Mass. No. 616-G", y la otra haciendo referencia al astillero que lo había construido: "Morse Boatbuilding Corp. Builders, Thomaston - Me".

7 de agosto de 1937. Boston.

A principios del verano de 1937 casi todo estaba preparado para poder comenzar el viaje. El 13 de junio de 1937, Víctor Brevoort, mediante carta, notificó a la Guaranty Trust Company que no estaría en condiciones de recibir y depositar cheques durante varios meses, por lo que les solicitaba que retuviesen los ingresos que recibía de su herencia por un período de seis meses a partir del mes de julio. 

Antes de salir, y con su barco ya en los amarres del Boston Yacht Club, Brevoort encargó un chequeo final del buque. El informe recogió que los tanques de gasolina estaban llenos, al igual que los tanques de agua. Brevoort contó a los inspectores que esperaba partir en unos días, sin especificar destino, aunque mencionó las Azores y también España, la costa de Portugal, las Islas Baleares y otros destinos en el Mediterráneo. 

El 2 de agosto de 1937 Brevoort recibió un pasaporte visado por el cónsul portugués en Boston, que le autorizaba para desembarcar en las Azores y Madeira. Tres días más tarde, el 5 de agosto, escribía a su hermana y a su ama de llaves, la Sra. Wilson, anunciándoles su intención de partir rumbo a Azores el 7 de agosto. A ambas les indicaba que escribiría a la Sra. Wilson a su llegada a las Islas.

El 7 de agosto, y a bordo del Cygnet, Brevoort soltaba amarras rumbo al Este y a la aventura.

23 de agosto de 1937. En algún lugar del Atlántico.

El 23 de agosto de 1937, el buque británico "Athelfoam" avistó a un velero, que pudo identificar como el Cygnet, a unas 1.000 millas al este de Boston. Los oficiales del Athelfoam saludaron a un hombre que permanecía sentado en la popa del Cygnet. Estuvieron a tan solo quince metros del velero. Pudieron ver a un único ocupante, que por su descripción se ajustaba a la fisonomía de Víctor Brevoort. Como respuesta a los intentos de comunicación de los oficiales del Athelfoam, aquel hombre simplemente agitó su mano.

9 de septiembre de 1947. Tribunal del Condado de Westchester. Dictamen del Juez S. Griffiths sobre el caso Brevoort.


"Desde el momento en que Víctor Brevoort fue visto por última vez en Boston, o, posiblemente, en el mar, no se ha puesto en contacto con su administrador, con su hermana, con su ama de llaves, o con cualquier otra persona. 

Las investigaciones hechas por su hermana la Sra. Eickemeyer, las efectuadas por varias agencias gubernamentales y departamentos de policía, y los anuncios publicados en diferentes periódicos, no han obtenido información acerca del paradero del Sr. Brevoort. Las cartas a los cónsules estadounidenses en las Azores, Bermudas, Gibraltar, Lisboa, etc., no han tenido respuesta en lo relativo al paradero de Víctor Brevoort. La investigaciones realizadas en los principales puertos de entrada de las Azores no revelaron ninguna evidencia de la llegada a dichos puertos de Víctor Brevoort.

De acuerdo con los hechos expuestos, el tribunal debe determinar si, a partir de las pruebas, Víctor Brevoort debe ser considerado como presumiblemente muerto, y si es así, determinar lo más cerca posible de la fecha de su muerte.

Ante las evidencias, esta corte no tiene dudas de que Víctor Brevoort partió del puerto de Boston en su yate, el "Cygnet", a principios de agosto de 1937, y que fue visto en este mismo barco el 23 de agosto de 1937, aproximadamente a 1.000 millas al este de Boston, a 1.000 millas al oeste de las Azores, y a 2.100 millas de la costa españolaSi llegó a las Azores, u otro puerto intermedio, no ha podido ser demostrado por las investigaciones efectuadas en los lugares de llegada probables. Además, no notificó a su ama de llaves su llegada, tal y como había dicho que haría, ni se comunicó con la compañía fiduciaria de la que había estado recibiendo su única fuente de ingresos. La velocidad con la que realizó la primera parte del viaje no es necesariamente una referencia para establecer suposiciones sobre el transcurrir posterior del viaje. Los vientos desfavorables, o el clima, problemas en el barco, o su propia condición física, pudieron haber retrasado su llegada. Él había declarado que esperaba tardar dos meses en llegar a las Azores. La costa española está mucho más lejos. Había mencionado las costas de España y Portugal, así como las Azores y las Islas Baleares, como posibles puertos de destino, y había indicado que había aprovisionado su barco para un largo viaje".

16 de diciembre de 1937. Playa de O Baleo, Pantín.

Al día siguiente del naufragio, apareció varado en la playa un mástil de pino tea con varios obenques, una parte de la popa del barco, y restos de madera de cedro. Entre los restos recogidos se encontró una chapa que por su inscripción llevó a determinar que se trataba de un barco norteamericano: "Worm - steer -Columbia Bronze Corporation - Freeport - L.I. - N.Y. Designed by John G. Alden. Boston. Mass N0616G. Morse Boatbuilding Corp. Builders Thomaston - Me".

9 de septiembre de 1947. Tribunal del Condado de Westchester. Dictamen del Juez S. Griffiths sobre el caso Brevoort.

"En la noche del 15 de diciembre de 1937, un juez de instrucción español, después de recibir un informe acerca de la identificación de una señal de ayuda durante una tormenta, determinó que un buque había sido destruido contra las rocas por la acción del mar; también que se trataba de un barco que tenía un mástil y una sola vela; que en la playa se encontraron partes de un barco. Los elementos que se encontraron eran claramente restos del yate construido, como se describe arriba, por orden de Víctor Brevoort. 

La Sección 341 de la Ley de Procedimiento Civil establece lo siguiente: "Presunción de fallecimiento en ciertos casos. Una persona que posee bienes personales, y de cuya vida depende un patrimonio de bienes inmuebles, se presume que está muerta cuando se ausenta por un periodo continuado de siete años".

Las evidencias presentadas ante el tribunal son suficientes para establecer, y determinar, que Víctor Brevoort está muerto. La única cuestión pendiente por aclarar es el momento de su muerte. La regla, en ausencia de pruebas suficientes que permitan establecer su ocurrencia, es que la ausencia durante siete años continuados crea la presunción de que la muerte ocurrió al final de ese período, salvo cuando los hechos claramente establezcan su ocurrencia en algún desastre identificado, lo que requiere que la regla se modifique, de modo que si una ausencia es debida a una catástrofe o peligro al cual el ausente estuvo expuesto, y que dicho peligro o catástrofe puede dar lugar a la muerte misma, como por ejemplo la muerte en una conflagración, o ahogamiento, se puede deducir entonces que la muerte ocurrió en el momento de tal peligro. Cuando existe tal evidencia, la necesidad de presumir que la muerte ocurrió al final del período de siete años ya no existe.

Sobre todas las pruebas, el tribunal es de la opinión, y encuentra, que Víctor Brevoort se encontró con su muerte el 15 de diciembre de 1937, o en una fecha próxima a ésta, en el momento en que su yate fue destruido en las costas de España".

16 de diciembre de 1937. Playa de O Baleo, Pantín.

Entre las rocas se encontró también una tabla con la siguiente inscripción hecha a lápiz: "BREVOORT. CYGNET"

Habían pasado 129 días desde su salida desde Boston.

6.12.17

Ferrol 97A.


Pablo López es una de esas personas que no se da demasiada importancia a sí mismo. Si no fuese porque lo conozco, nada diría que detrás de él hay un gran fotógrafo y artista. Sus imágenes, sencillas, claras, pero con la ambición justa, tienen la cualidad de calar en quién las ve. A ellas se añade otra facultad personal: su capacidad de unirlas para crear proyectos interesantes, que buscan, muchos de ellos, acercar la fotografía a las personas, en una "misión" que tiene como meta el que el arte sea accesible a todos. 

He tenido la suerte de colaborar en alguno de sus proyectos. Otros los sigo por la red, en donde su trabajo poco a poco está teniendo el reconocimiento que merece. De entre sus últimos logros, aunque él no los considere como tales, se encuentra el haber publicado, en varias ocasiones, en una de las revistas más interesantes que se puede encontrar en la red: la australiana Paper Sea. Seguro que su currículum esconde otros méritos que Pablo no se molesta en contar.

Hoy hablamos de él por un proyecto en el que lleva trabajando desde hace unos meses, Ferrol 97A, y que describe así en su web: "Ferrol 97A se crea casualmente por los ferrolanos Pablo López Hernández (fotografía) y Nacho Santalla Plaza (skater). Casual porque, al principio, el objetivo de las imágenes no era concentrarlas en un único trabajo. Pero las cosas, a veces, evolucionan.

Durante las primeras tomas surge la idea de utilizarlas para mostrar y poner en valor Ferrol. Una ciudad en claro proceso de desindustrialización y retroceso demográfico, pero que esconde, en sus calles y alrededores, inmensos atractivos. Muchos de ellos calados de historia.

A los que queremos a esta ciudad, nos cuesta dejarla abandonada a su suerte. Armonizar el sonido de las ruedas del skate de Nacho, con los lugares más encantadores de esta villa volcada al mar…, es nuestra humilde aportación".

Su idea original, antes de hacerse pública, tuvo un giro afortunado que sin duda la ha enriquecido y convertido en un proyecto de alcance comunitario. A las fotos de Pablo, y a los trucos de Nacho, se suman las palabras de diferentes personas que interpretan las fotografías. No existe una línea a seguir. Cada uno, y en su estilo, escribe lo que la imagen, o el lugar, le sugiere, en un ejercicio que a mí me recuerda al de Juan José Millás en la sección "La Imagen" de El País Semanal. Como resultado, las excelentes imágenes de Pablo se transforman en palabras que nos descubren detalles e historias de nuestra ciudad. 

Como fui uno de los primeros a los que le contó la idea, tuve la suerte de elegir las fotografías sobre las que escribir. Hace una semana, después de 8 publicaciones, salió "la mía". Habrá más. 


De momento Nacho se desliza con su skate al borde de la muralla del Arsenal y en dirección al Puerto. ¿Cuál será su próxima parada?


Nota sobre "Murallas al mar": El deseo que se expresa en el texto no es que algún día se tire la muralla (aunque no me importaría que ocurriese, a veces dudo de la conveniencia de la demolición, dado el significado y valor histórico que la construcción tiene, y que de desaparecer, se perdería). Lo que me gustaría es que el espacio que existe tras ella, o al menos parte de él, sea algún día una extensión real de la ciudad, abierta a todos los ciudadanos, de modo que se pueda recorrer y disfrutar cada día, y a todas horas, por todos. El valor monumental e histórico de este espacio, y su situación, pegado al mar, no sólo harían de nuestra ciudad un lugar más abierto, sino también más cercano a su pasado y relevante historia.