24.5.18

Tabloia da bidea. Duct Tape Invitational Zarautz.




Volvemos de Zarautz con muchas ideas y pocas palabras.

Esta gente surfea a otro nivel.
Si tuviese que quedarme con uno, lo haría con Ryan Burch (al menos en baños libres - las fotos explican por qué -; no vi la final, así que me perdí el espectáculo de Andy Nieblas).
No sé si hubo más espectáculo cuando el mar estuvo pequeño o cuando crecieron las olas.
Si les das a elegir, todos prefieren surfear de cara (salvo a Alex Knost, que le da igual).
Andy Nieblas patina casi también como surfea (y es más bajito de lo que parece en la fotos).
Si hubiese un truco en el modo en cómo surfean, éste sería estar en todo momento a punto de pasar la sección (tal vez James Parry sea la excepción).
El fin último no es llegar a la punta (aunque sí).
¿Cómo hacen para pasar esas espumas por arriba?
No pares de moverte.
Arguiñano es el Jefe.
Joel Tudor es el Jefe.
Las vistas desde Talaimendi son excepcionales (vale la pena subir las más de 500 escaleras).
Se hablaba de otro Duct Tape pronto en la península (Portugal, en el Cantábrico de nuevo...).
Lo que a todos nos parecería una derecha, para ellos era una izquierda (o al revés).
Un 10 a Jordan Spee y Zach Flores por unirse a la limpieza de Surfrider.
Echamos en falta a Harrison Roach (salvo Jules Lepecheux).
¿Conseguiría Román que Ray Barbee le firmase su patín?
Cogen olas donde no las hay.
Mantén siempre tu postura vertical
Me cuesta hacerme con el estilo de Levi Prairie (pero el tío es la mar de simpático).
Si fuera cierto el ratio personas con zapatillas Vans vs personas que se veía en Zarautz, cuatro quintas partes de mundo calzarían Vans.
Alex Knost me pareció todo un profesional (incluso un tipo serio).
A mí el poster de Geoff McFetridge me gustó (y más cuando te fijas).
Cuidado con aparcar en Zarautz: en la zona de residentes ponen cepo y multan.
Felicidades a Nico (este fin de semana ha dado un estirón de los de verdad).
Si Jon Garmendia puede hacerlo con su Self, yo también con el mío.
Tabloia da bidea.

Y para crónicas, os recomiendo la de MarGruesa. La podéis leer pulsando AQUÍ.

3.5.18

Baños de última hora.


No suelen ser los más largos, pero sí los que dejan mejor sabor de boca. Tal vez porque, a esas horas,  ya dabas el día por acabado. Pero de pronto, varias series te regalan media docena de olas buenas. Una detrás de otra, como si el océano te las enviase espaciadas el tiempo justo que te lleva remontar. Entonces deseas que el día tuviese al menos media hora más de luz. O sólo diez minutos: serían suficientes para poder coger otras dos olas más. Pero como eso no es posible, estiras el tiempo al máximo . ¿Me dará tiempo a coger otra? Y cuando en esa "última ola" ya no eres capaz de distinguir en qué parte de la pared estás, lo único que te queda es salir.