4 jul. 2015

HISTORIAS. Protegerse del sol.



Nos pasamos buena parte de nuestro tiempo libre en la playa, y sobre todo en verano estamos expuestos muchas horas al sol. Pero no sólo a la radiación directa del sol, sino también a la difusa que se refleja en el agua y la arena. Por eso el que utilicemos protectores es fundamental para protegernos de los efectos negativos de la radiación solar. Hace poco leía un artículo que me llamó especialmente la atención y en el que se explicaba que un uso no adecuado de los protectores solares puede llegar a ser incluso más perjudicial que no echarse crema y exponerse directamente al sol. Se trata de un tema que si bien parece simple, a poco que se profundice se refleja muy complejo, y en el que además de cuestiones vinculadas con la propia protección de la piel y la toxicidad de determinados productos químicos, abarca aspectos relacionados con los derechos de los animales, el comercio mundial, la conservación del medioambiente o la proliferación de plásticos.

En el mercado existen miles de marcas y de productos diferentes, pero no todas las cremas son igual de buenas o adecuadas. A la hora de elegir un producto u otro es importante que tengamos en cuenta una serie de aspectos que consideramos fundamentales:

1.-no ha de estar testado en animales: aunque en teoría esta práctica está prohibida en la Unión Europea desde marzo de 2013, la realidad es que se siguen comercializando productos de "cosmética" que son probados en animales (al parecer la normativa sí permite que hayan sido probados en animales fuera de la Unión Europea). Existiendo otras maneras de comprobar su efectividad, resulta cruel mantener estas prácticas (sin embargo, en países como en China, es obligatorio que los productos estén testados en animales, por lo que muchas marcas que habían renunciado a esta práctica, la han vuelto a retomar para entrar en el mercado chino).

2.-su ingrediente activo ha de ser un protector físico (mineral), principalmente óxido de zinc, no nano (suele ser también común el dióxido de titanio, pero el óxido de zinc es más seguro). A diferencia de los químicos, los protectores físicos crean una barrera real entre nuestra piel y el sol, por lo que resultan muchos más efectivos y menos nocivos. Es muy importante remarcar en los protectores, tanto físicos como químicos, la propiedad de "no nano" (es decir, que el tamaño de las partículas sea superior a 100 nanómetros). Se ha comprobado que la presencia de nano partículas, posiblemente por su mayor facilidad de absorción por parte de la piel, daña el ADN y las células de la piel en una proporción mucho mayor que los productos que no las contienen. Además, en la mayoría de las ocasiones, estas nano partículas son plásticas, por lo que resultan también muy nocivas para el medioambiente. Hay otro propiedad muy interesante de los protectores físicos, y es que actúan desde el mismo momento en el que te los aplicas, mientras que los químicos comienzan a ser efectivos unos 20-30 minutos tras su aplicación, ya que es necesario que penetren en la piel. De esta manera, y con los físicos, sobre todo los días en los que tenemos prisa por entrar al agua, evitamos irritaciones y que nos piquen los ojos, algo que suele ser muy molesto (también nos puede dar una idea de lo que se les hace sufrir a los animales cuando se testa en ellos).

3.-el resto de sus ingredientes han de ser naturales (en el mayor porcentaje que sea posible), sin químicos. Los ingredientes químicos son los más utilizados en la cosmética, y eso a pesar de que se ha comprobado que algunos de los más comunes pueden resultar muy dañinos para nuestra salud. Por ejemplo la oxibenzona, presente en el 60% de los protectores solares, y que posee un gran poder de permanencia en nuestro organismo. Este compuesto se cree que es responsable de alergias, alteraciones hormonales y daños celulares. O el octinoxato, un disruptor endocrino que facilita la entrada de otros químicos en nuestro organismo. O el retinil palmitato, presente en más del 40% de las cremas, y que al ser aplicado en la piel en presencia de luz solar, puede acelerar el desarrollo de tumores y lesiones de la piel. En el siguiente enlace, además de un interesante artículo de la organización EWG sobre los peligros de los protectores solares, podéis encontrar una tabla con los compuestos más comunes y su grado de toxicidad. 

4.-ha de ser resistente al agua, en donde nos pasamos muchas horas, y en donde la acción de las olas y el contacto con el agua, acelera el proceso de perdida de protección proporcionado por la crema. 

5.-ha de ser seguro para el medioambiente, no presentando componentes que puedan ser perjudiciales para éste.

Y entre la inmensidad de productos que existen en el mercado, la gran pregunta es qué comprar. Aunque nos pueda parecer increíble, ya que las cinco condiciones de las que hablamos antes parecen obvias, y que todo producto debería cumplir sin discusión, existen pocas cremas en el mercado que las cumplan. De hecho ninguna de las marcas que todos conocemos gracias a la publicidad, y que tradicionalmente hemos utilizado, lo hacen (os animo a que leáis el prospecto de vuestra crema, y comprobéis lo fácil que os va resultar encontrar entre su composición parabenos,  sustancias como el retinil palmitato, la oxibenzona o el octinoxato).

Nuestras recomendaciones, por ser productos que hemos probado y que cumplen los 5 criterios anteriores, son:

Badger
Eco Cosmetics
Biosolis
Auvrey Organics
Andalou (no tienen ningún producto que especifique que sea resistente al agua)
Everyday Coconut (no tienen ningún producto que especifique que sea resistente al agua)

Una manera para saber, en Europa, que estás comprando un producto que cumple las recomendaciones anteriores, basta con que busques en los productos el certificado Ecocert.

Para quién tenga mucho interés se recomienda la lectura de la Guía 2015 sobre cremas solares de la EWG, y sus listados con los mejores productos y los peores protectores (en los que por cierto Neutrogena arrasa entre los peores).

2 jul. 2015

CITAS. La Primera Ola.


He de reconocer que cuando recibí el primer correo electrónico de Pedro Temboury, pidiendo mi colaboración para un proyecto en el que estaba trabajando sobre los orígenes del surf en España, no me hizo demasiada gracia. Unos meses antes había comenzado a editar un pequeño documental, con todo el material que había recopilado durante los últimos 7 años, sobre los orígenes del surf en Galicia, y la petición de Pedro, a quien no conocía, iba en cierto modo en contra de mi proyecto. Pero en cuanto vi alguno de los trabajos anteriores en los que él había participado, entendí que yo nunca iba a poder hacer algo que estuviese a ese nivel, y que por tanto lo que correspondía era que pusiese todo ese material a su disposición. Además todas las fotografías, vídeos, ..., que había recopilado, para nada me pertenecían: los propietarios me las habían cedido para que las difundiese y diese a conocer como mejor considerase, y el proyecto de "La primera ola" era sin duda el mejor de los medios imaginables y una oportunidad única.

Y lo que en un principio iba a ser una simple cesión del material, además de mi consejo sobre a que personas entrevistar y la línea argumental a seguir en Galicia, se convirtió, a medida que se acercaba la fecha de entrega del proyecto, en algo más: a finales de mayo Pedro me pidió si podría grabar las entrevistas de los protagonistas gallegos. Difícil elegir entre todas las personas que han protagonizado esta historia, pero como el tiempo era reducido, por proximidad y relevancia yo me ocuparía de Vicente Irisarri, Carlos Bremón y Rufino, y Pedro de Miguel Camarero, que en esas fechas estaba en Madrid. Con Rufino quedamos en su astillero, a donde llevamos algunas de las tablas Rufo's que hemos ido localizando en estos años; su sorpresa al verlas todas juntas, y alguna de ellas en tan buen estado, fue increíble. Con Carlos fuimos hasta Barrañán, la playa en la que cogió su primera ola; nos hubiese gustado haber entrado con él al agua 46 años después en el mismo lugar en el que se dió aquel primer baño, pero ni la marea, ni las olas, lo hicieron posible. Y a Vicente, aunque lo perfecto hubiese sido habernos visto en Patos con los Montenegro, Ángeles Vega y Nicolás Pita, lo entrevistamos en Doniños. En el disco duro que enviamos a Madrid, además de estas entrevistas, viajaron también una selección de las mejores fotografías y más de dos horas de películas de Super 8 con imágenes de Doniños, Patos, Pantín, el Orzan, Bastiagueiro, ..., grabadas en los setenta y principios de los ochenta.

Aún no he visto ni un solo segundo de la película (salvo las imágenes del trailer), así que reconozco que me hará especial ilusión ver por primera vez "mis imágenes" en pantalla, y eso será gracias a que, tras su estreno en el SurfilmFestibal de San Sebastián, "La primera ola" ha iniciado un tour por todo el estado. Además de en Donosti, la película que se ha visto también en Barcelona, y se proyectará mañana en Madrid, y la próxima semana en Mundaka, Santander y A Coruña.

Y para ello, la gente del SurfilmFestibal han organizado un estreno como es debido. En el tour se han unido a Solar World Cinema, un cine móvil que realiza proyecciones al aire libre 100% autosuficientes a partir de un sistema que acumula energía solar durante el día y la transforma en luz para proyectar por la noche. En el programa, además de "La primera ola" de Pedro Temboury, podremos disfrutar también de "El hijo del pescador", la película de Chris Malloy sobre Ramón Navarro y la ola de Punta Lobos en Chile.

La proyección en A Coruña será el próxima sábado 11 de julio, a las 22:30 horas, en la Cúpula del Matadero (antigua finca de Mariña), y la entrada será gratuita, así que esperamos veros a todos allí.

El SurfilmTour es un proyecto presentado por Zumosol y patrocinado por Vans, con el apoyo de Patagonia. Al viaje se unen también colaboradores locales: Ayuntamiento de Santander, Federación Cántabra de Surf, Santader Surf Film Classic, Cosmic Children Festival, y Federación Gallega de Surf, Ayuntamiento de La Coruña, Pure Surfing y Evens Foundation.

21 jun. 2015

HISTORIAS. Tyler Warren. La línea.



Cuando leí este texto en una Surfers Journal pensé en utilizarlo en el blog para una entrada titulada "La línea". Solo me falta encontrar las fotos adecuadas para acompañar el texto y una historia que me permitiese enlazarlo. Pero tras ver este video de Tyler Warren, y aunque en él solo surfee con una tabla de dos quillas, no se me ocurre mejor modo de llevar el texto a imágenes.

"Sobre una ola no existe la línea perfecta.

Tu línea depende de tu tabla; si surfeas con una tabla de 3 quillas, recorrerás la ola siguiendo la clásica figura del ocho: reetry/cut back. Si vas sobre un longboard, te situarás en la parte alta de la ola antes de caminar hasta la punta, para después retroceder cruzando los pies y girar usando con fuerza tus rodillas. Si no llevases chillas, harás deslizar primero la cola de tu tabla.

La línea viene definida por tu inclinación. Pero también por tus ganas de probar cosas.

Nuestra línea sobre la ola es lo que nos define como surfistas".

16 jun. 2015

HISTORIAS. Lo divertido de lo sencillo.


Llevo más o menos un año surfeando asiduamente con el longboard, y todo este tiempo ha estado plagado de nuevos descubrimientos. Desde las cosas más obvias y evidentes, a algunas de las más complicadas. También muchas sencillas. Y lo mejor es que tengo la sensación que aún me queda mucho por descubrir. Cada baño, sobre todo cuando las olas son decentes, está lleno de nuevas vivencias. Cada mes que pasa creo haber aprendido algo nuevo.

De entre las sencillas, una de las cosas con la que más disfruto es pasando una ola, por arriba, buscando hacerlo del modo más efectivo: a la vez que elevas el tronco con los brazos, cargas en la cola con tus pies, dándole a la tabla un último impulso que te permite, en el ascenso sobre la pared, no perder la velocidad que habías logrado remando. Desde la parte alta de la onda, te impulsas de nuevo hacia abajo, logrando que la tabla se pegue a la superficie del agua con la menor perturbación posible. Nadie te lo ha explicado, pero viendo a otros, y probándolo tú mismo, compruebas que funciona. Cuando todo cuadra, hasta se disfruta remontando, y más cuando has sabido leer la serie, y tras superar la última ondulación, llegas a tiempo de coger la ola buena perfectamente colocado en el pico. Cuando eres capaz de encadenar dos o tres olas seguidas, se llega a ese punto en el que uno se siente en sintonía con el mar. Totalmente conectado, en una especie de bucle al que sólo pone fin el cansancio físico o un descanso que se tome el mar.

13 jun. 2015

HISTORIAS. El surf.











Cuando leo algo que me gusta, y con lo que me siento de algún modo identificado, suelo apuntarlo en una libreta. No textos largos, pero sí frases que representan una idea que en un futuro pueden dar lugar a un texto o una historia. A veces simplemente cosas que me gusta volver a leer por el mensaje que transmiten. 

Las tres frases a partir de las cuales he escrito esta entrada las encontré hace tiempo en varios textos diferentes. Y aunque en su día se escribieron de modo separado, creo que juntas aumentan su significado. No recuerdo quienes fueron los autores, y aunque las he ido modificando, el mérito, y la autoría, es sin duda de ellos.

Las imágenes no son propiamente de surf, aunque las haya sacado tumbado sobre la tabla. Pero si no hubiese sido por él, nunca las hubiera hecho. Para mí significan también surf. El surf es mucho más que coger olas, y en este caso, es el vehículo que me permite apreciar y disfrutar de lo que estas fotos muestran.

"El comentario más frecuente de familiares y amigos no surfistas era “cuando crezcas te darás cuenta de que has estado perdiendo el tiempo, en lugar de estar haciendo algo útil. ¿Cuándo vas a madurar?”. Sin embargo es impresionante la lista de bellas experiencias y sensaciones a las que hemos tenido acceso gracias a una vida dedicada a surfear.


De alguna manera se puede considerar que el surf es la fuente de la eterna juventud. Puedes dedicarte a ello toda tu vida y aprender muchas cosas sobre ti mismo y sobre la vida en general, y aún así, saber que no has llegado a experimentar todo lo que realmente puedes. Siempre hay algo más que aprender.

El surf tiene un profundo impacto en mi vida. Te riges por el mar. Te despiertas de modo diferente a otras personas, mirando al cielo, observando las nubes, pensando en la temperatura, porque siempre esperas que ese día sea uno de esos días". 

10 jun. 2015

HISTORIAS. El baño de primera hora.














No me cuesta nada madrugar para ir a coger olas. Aunque es cierto que al amanecer a las olas les falta, a veces, ese toque de viento que suele haber a última hora, el saber que habrá poca gente compensa sin duda el que tal vez no rompa tan bien. A ello hay que sumar la luz. Disfrutar de la salida del sol es tan increíble como de la puesta, con la diferencia de que el sol te alumbra desde tierra (sobre todo en playas como Doniños o Esmelle), por lo que si tienes la oportunidad de poder hacer fotos, seguro que sacarás alguna que valga la pena con el surfista perfectamente iluminado. Pero de todo, tal vez lo mejor sea la sensación, al salir del agua, de que el día ya lo has disfrutado; aún quedan por delante muchas horas de luz, y posiblemente habrá posibilidad de volver al agua, pero el haber cogido tan pronto unas olas hace que se disfrute muchos más del resto del día.

Todas estas fotos, con Curro de protagonista, son del domingo, antes de ir a Santa Comba a la limpieza.  Durante casi dos horas sólo fuimos cuatro en el agua, y aunque la ola iba rápida, lo que siempre dificulta el hacer fotos mientras remonto, creo que alguna vale la pena.

8 jun. 2015

HISTORIAS. Limpieza de Santa Comba.








El domingo, después de darnos un baño en Esmelle, nos acercamos hasta Santa Comba para participar en la limpieza organizada por Adega y el colegio Cruceiro de Canido con motivo del Día Internacional de los Océanos.

Cuando llegamos, la mayoría de los participantes ya habían iniciado la marcha hasta Marmadeiro: la idea era ir hasta el otro extremo de la playa y regresar recogiendo todo lo que se encontrase. 

Desde el aparcamiento parecía que la playa estaba bastante limpia. De hecho Santa Comba, me imagino que por su orientación y por estar algo protegida por los islotes de Os Cabalos, es de las playas que menos basura recibe de nuestro Concello. Pero los residuos, y en especial el plástico, no conocen fronteras, y también los encontraríamos en Santa Comba.

Tras saludar a Guille y a Sonia, que desde Ponzos habían venido a limpiar a Santa Comba,  iniciamos nosotros también nuestra marcha. He de reconocer que no llegamos hasta Marmadeiro: aunque a primera vista parecía que no nos íbamos a encontrar con mucha basura, a cada paso que dábamos descubríamos un trozo de plástico, una cuerda, una botella, ... Super y Ana llegaron a encontrar un bidón con 15 litros de gasoleo. A la altura del río nos cruzamos con el resto del grupo, encabezados por Xandro, y desde allí regresamos con ellos.

Tras una hora de limpieza, recogimos entre todos unos 200 kilos de basura, con los que llenamos dos contenedores.

Y tras la tradicional foto de grupo regresamos a Doniños, en donde nos esperaban unas olas excelentes como agradecimiento a nuestro trabajo.